REGAZO


Me mantengo en paz y silencio, como niño en el regazo materno. ¡Mi deseo no supera al de un niño! Salmo 130, 2-3

En estos días de mayo contemplo María. Las imágenes de María con Jesús me llaman la atención. En muchas de ellas, María aparece con Jesús sentado encima de sus piernas, en su regazo.  María nos pregunta: ¿a quién tienes en tu regazo? ¿en qué regazo te sientes a gusto?

El regazo se define como «Cosa que recibe en sí a otra, dándole amparo, gozo o consuelo». María y José fueron regazo para Jesús, vida que nos da vida. 

Resalto dos momentos en la vida de María: María de joven con Jesús de niño, con las necesidades de un niño pequeño: protección, amparo, amor maternal. María de adulta con Jesús muerto entre sus brazos, en su regazo.

El regazo de María contiene siempre la vida. La vida del niño Jesús que empieza a vivir  y la vida eterna de Jesus después de la muerte.  ¿En cuál de ellas hay más vida? 

Isa

Una música para acompañar la oración:

Agnus Dei. Arvo Pärt (2:58): http://youtu.be/kRWSP18X-4g

Quando corpus Morietur. Pergolesi (4:56):  http://youtu.be/3OPsIl-bfXw

4 comentarios sobre “REGAZO”

  1. Cuando me siento cansada y abatida, me imagino a Jesús sentado en un banco….yo arrodillada junto a Él con mi cabeza en su regazo…..sus manos en mi cabeza…..en mis hombros y siento su paz…su amor y le pido que me libere de todos los males que me acechan…pensamientos….obras…distracciones y una calma maravillosa invade todo mi ser. Gracias Jesús por tu amor. María

  2. Gracias María.
    Tu experiencia es vivencia.
    Te agradezco el eco de tus palabras.

    Un beso,
    Isa

Deja un comentario