Rastro

 
 

¿De qué nos ha servido nuestro orgullo? ¿Qué nos han reportado las riquezas de que presumíamos?  Sabiduría 5, 8

El rastro es la huella de una presencia ya ausente.

El rastro es lo que queda después del paso, si  no hay paso no existe.

Un olor, una palabra,  un sueño y un sufrimiento dejan rastros. También lo bello de un paisaje, un beso a tiempo, la mirada que encontró lo escondido o la música de una presencia.

Dios  deja rastros permanentes que son cristalinos para el corazón y llenan la vida. Dios deja una huella eterna que escurre por los dedos de las manos diciendo en un instante hola y adiós. Dios está en los instantes de la vida.

Isa

____________________________________________________________

2 comentarios en «Rastro»

  1. Gracias por tus comentarios, siempre me hace ilusión el eco de orarconunapalabra…
    Un beso,
    isa

Deja un comentario