Luz

 

Dulce es la luz y un placer para los ojos ver el sol. Qoelet 11, 7

Gracias a la luz vemos el colorido de las cosas, su tamaño y sus diferentes formas. Todos los sentidos nos permiten contemplar  lo que nos rodea en toda su dimensión,  volumen, tacto, olor y sonido.

El fondo marino,  entraña un silencio apabullante, en él todo tiene un colorido espectacular: los corales, los peces, las algas…, una belleza maravillosa, un derroche creativo,  sin luz no se ve nada de él,  ni su color, ni el movimiento de los animales, ni el de las plantas, ni sus proporciones,  y  curiosamente allí nunca hay luz. ¿A qué espera? ¿Estará esperando a que sea iluminado?Sin luz las cosas no desaparecen, sólo, no las vemos.

Gracias a la luz de Dios, vemos lo visible y lo invisible. Cuando la luz es muy intensa y se aproxima, nos ciega, hace que ya no veamos nada a pesar de estar inmersos en ella, pero sin embargo somos más conscientes de lo más profundo y difícil de ver,  nuestro interior. ¿Será con Dios también así? ¿cuando vamos acercándonos a Él cada vez está más desdibujado

Nuestra belleza está esperando a ser iluminada, como el fondo marino.  La Vida es la espera de la Luz.  En la paz de esta espera está la fe ¿Cuándo será el momento?

Isa

_______________________________________________________

Amiina – Kolapot (4:40)http://www.youtube.com/watch?v=ikCbRKGyzu4

Deja un comentario