LíMITES

“No desplazarás los mojones de tu prójimo”.

Deuteronomio 19, 14

 

El límite es el término de una extensión, es la línea real o imaginaria que separa dos terrenos, dos países, dos territorios, dos espacios. Es el fin de algo, es el marco que lo determina.

Dios nos dio un cuerpo a cada uno, cuerpo que es el límite de nuestro yo.  Gracias a él, nuestro YO no ocupa todo el espacio exterior que quisiéramos.  

El amor de Dios respeta los límites y carece de límite.  Es perfecto, es respetuoso y además no se impone.  Sugiere unos límites a nuestra libertad para que  lleguemos a la felicidad. Nosotros les hemos puesto el nombre de mandamientos, pero realmente son normas marco para la convivencia feliz y en armonía mediante el respeto al otro y a uno mismo. Limitan nuestro YO en beneficio de todos.

 Las manos de Dios son como las orillas de un río que nos encauzan para que podamos llegar a contemplar la grandeza del mar. Él quiere que las nuestras estén abiertas respetando al otro, respetando sus límites.

 

Isa


Pat Metheny.- One Quiet Night 


Regalo

¿No es mejor que un regalo una palabra oportuna?
Aunque el bondadoso sabrá unir las dos cosas.
Siracida 18, 17

La música de cada día; la belleza de un poema; la voz de los queridos; los colores del amanecer; el silencio en la oscuridad; el amable resplandor  de lo corriente de tu amor; la fiel naturaleza animal; la sonrisa del que no puede; lo sencillo de lo habitual; Tu palabra constante. Todos regalos.

La transparencia del agua; los millones de estrellas en la oscuridad de la noche;  las hojas del otoño empujadas por el viento;  el sigilo de tus pasos; la poesía que se entrevera en los avatares diarios; la orquesta de sartenes y cacerolas en el calor de la cocina; y el paquete primorosamente envuelto el día del cumpleaños…Todos regalos.

¡Cuántas gracias por dar!

Isa

Una música para acompañar la lectura: Sergey Khacahtryan-Komitas

Adios, Pedro Casaldáliga

Querida Isa,

Gracias por tu invitación: a orar y precisamente a partir de una palabra, de la Palabra. Invitándonos a orar a partir de una palabra nos invitas también a guardar silencio ante tantas palabras vanas o violentas. Siempre estando en sintonía con el Verbo divino que se hizo palabra humana.

En ese silencio y con estas palabras, recibe un abrazo en la Paz de la Palabra del Reino, que es el silencio de la Palabra de Jesús de Nazaret.

Pedro Casaldáliga

Nombre

Dios, al nacer nos pone nombre. Durante la vida nos llama por ese nombre, a veces en boca de los que nos rodean. Y al final de esta vida lo dirá para que al oírlo sepamos dónde ir.

Un verso de Pedro Casaldáliga.

Al final del camino me dirán: ¿Has vivido? ¿has amado?

y yo, sin decir nada, abriré el corazón lleno de nombres.

El nombre de Dios es amor, y con él vivimos felices.

Isa

Una música para orar: Tigran Quintet

Enterrar

Obras son amores: Enterrar a los muertos

Los seres vivos somos parte de la tierra: en ella nacemos, con ella crecemos y a ella volvemos después del camino de la vida. Por eso, la tierra es el símbolo universal de la madre naturaleza,  y todos regresamos a ella como a la casa materna.

«Vuelve a la tierra de tus padres, donde están tus parientes, que yo estaré contigo». Génesis 31, 3

Isa


Una música para acompañar tu lectura: Concierto de piano y orquesta de Ravel


La Palabra de Dios nos habla hoy: 

Presos

Obras son amores: Visitar al preso y Redimir al cautivo

Jesús estuvo preso y vivió la soledad de la injusticia.  

Las obras de misericordia  nos recuerdan que estamos llamados a ser mano de Dios eficaz y efectiva con todos, en particular con las personas que están en situaciones límites de la vida,  y esa práctica nos redimirá a nosotros mismos como cautivos de nuestra propia debilidad.

Isa

Pincha aquí si quieres acompañar tu lectura con música: Befield du deine Wege( J.S. BAch, PAsión de San Mateo)

Desnudos

Obras son amores: Vestir al desnudo

El vestido protege al ser humano de las inclemencias del tiempo,  y además cubre la intimidad de la persona

Esta obra amorosa de vestir al desnudo requiere la capacidad de percibir su desnudez y cubrirla con esmero. El vestido del que nos habla Jesús supone la búsqueda, de manera detallada de la talla del otro, porque no vale cualquier cosa, la buena gente es aquella que además cubre las necesidades del otro con un vestido  confeccionado con un  tejido adecuado, que no produzca alergia ni picores,  y fundamentalmente que le abrigue de verdad.

A veces estamos desnudos ante la vida, desprotegidos, con necesidad de que alguien nos arrope y conforte de las inclemencias de la vida, un buen cristiano está ahí en ese momento, representando al propio Jesús.

Isa

Peregrinos

Obras son amores: Acoger al peregrino

Acoger es un verbo con doble dirección, supone recibir y dejarse invitar.

María supo practicarlo en plenitud. Dios andaba como un peregrino buscando acogida, María abrió su ser y engendró a Jesús.

Jesús promulgó la acogida amorosa al que a la puerta está. Él también suplica nuestra acogida, no porque necesite de nosotros sino porque nos quiere: «Mira que estoy a la puerta y llamo, si me abres, entraré y comeré contigo»,  así de simple acoger para compartir. Eso es la santidad de Dios.

Isa

Olafur Arnalds. Poland 

 

Sedientos

Obras son amores: Dar de beber

«De noche iremos de noche, que para encontrar la fuente, sólo la sed nos alumbra» (San Juan de la Cruz).

El instinto puede ser un camino para saciar la sed en la soledad del ser humano. Pero la mano y la bondad amiga pueden darnos de beber cuando estamos  sedientos del amor de Dios.

Isa

Alexandre Desplat. Labandon

 

Hambrientos

Obras son amores: Dar de comer

Nuestra tierra es rica en alimentos, está preparada para sustentar a todo ser vivo, de cualquier especie, sin embargo hay hambre en el mundo.

Dar de comer es tan humano como el mensaje de Jesús.  ¡Qué necesaria es esta obra de misericordia! tan sencilla, pero tan incumplida.

Isa

Alexandre Desplat. La  joven de la perla


 

Enfermos

Obras son amores: Visitar y cuidar a los enfermos

Cuando una persona está enferma deja de hacer su vida normal. Esta situación es lo que diferencia la enfermedad de la salud.  La enfermedad aparta a uno de su actividad, y puede provocar la sensación de inutilidad y soledad. La enfermedad es un recuerdo de nuestra fragilidad.

Estar al lado de la persona enferma es una demostración de amor, es una gran obra de misericordia.

Isa


Pasión según San Mateo.- Bach


Rogar a Dios

Obras son amores: Rogar a Dios

Poner en manos de Dios la vida es un acto amoroso de fe y esperanza en Él. Rogar a Dios por los vivos y difuntos es querer dejar a Dios el espacio para que actúe allí donde solo puede llegar Él. Esta obra de misericordia enlaza el amor de Dios con la vida en la tierra y en el cielo.

Isa


Lucas D`Alberto.Grace.


La Palabra de Dios nos habla: 


 

Ser comprensivo

Obras son amores

Dios nos ha hecho defectuosos, y cómo nos cuesta sobrellevarlo… Convivir a diario con el defecto propio y ajeno no es fácil, es una prueba de resistencia, es muestra del amor verdadero.

¡Qué práctica es esta obra de misericordia!

Isa


Adagio for Strings. Samuel Barber


Consolar


Obras son amores

Consolar es aliviar la pena al afligido con la presencia, con la caricia o las buenas palabras. Pero este gesto de amor no evita el daño.

Hay situaciones dolorosas que no tienen vuelta atrás solo el paso del tiempo y  la compañía amorosa del otro ayudan a sobrellevarlos.

El consuelo disminuye el dolor porque la pena se comparte.


Epilogue. Kristoffer & Daniel Wurtzel


 

Corregir

Obras son amores

Corregir es rectificar, es cambiar el rumbo.

Corregirse a uno mismo es algo difícil, pero corregir a una persona querida a veces lo es aun más.

Cuando tengas que corregir a alguien, entra a tu habitación, cierra la puerta, y en silencio cuéntaselo a Dios, y él mismo te aconsejara cómo hacerlo.

Isa


Abel Korzeniowski – Come, Gentle Night