Besos

¡Que me bese con besos de su boca!
Ct 1, 2

Conozco el caso de una familia en la que el  padre para saludar a sus hijos pequeños les daba la mano para que se la besaran, su hija con discapacidad intelectual ya no quiso besar en ningún otro lugar el resto de su vida. No cabe duda que le gustó aquella medida, cariño en la distancia.

Un beso es la aproximación de los labios a la piel del otro para transmitirle afecto. Un acto abiertamente íntimo. Socialmente visible. Sincero algunas veces, ocultamente falso otra. Siempre vivimos en la dualidad de las cosas, de nuestros actos.

A unos nos gustan los besos,  sobre todo si provienen de amigos y familiares. Disfrutamos con ellos, pues se nos inunda el corazón de alegría ya que sabemos que es un movimiento hecho de verdad, con cariño. Los labios amados quieren transmitir cercanía amorosa. Deseamos, anhelamos los besos de determinadas personas, el corazón nos vibra al verlos y su contacto nos llena el alma, creo que Dios está ahí, oculto en esos besos, porque Él es el amor.  Sin embargo, y a pesar de todo esto, hay muchas veces que nos quedamos cortos al demostrar al otro nuestro afecto, sobre todo con los más cercanos. “Los besos no se gastan”, digo muchas veces a mis hijas para animarlas a que me besen, pero realmente me lo estoy diciendo a mí, porque a menudo no les manifiesto todo lo que las quiero.

El beso es un acercamiento físico que puede resultar algunas veces invasivo, puede irrumpir en la intimidad de la persona. Es curioso que a algunas personas les horrorizan todos los besos e intentan evitarlos a toda costa, aunque procedan, de un padre, de una madre, de un hermano o un amigo.

Hay besos que aprietan,  otros se quedan en la atmósfera. Besos en los labios, en la mejilla, en la frente, en la mano. Cada uno trasmite algo diferente.

Buscando en la Biblia, he encontrado algunos besos: besos cargados de llanto y emoción,  besos de enamorados, besos mentirosos, besos que intentan restaurar una relación, besos que piden el perdón, besos de despedida. Todos tenemos en la mente el beso traicionero de Judas, y algunos nos sentimos solidarios con la reacción violenta de Pedro ante tal burla…, usar un beso para traicionar.

Espero que disfrutéis con ellos,

Isa Cano

_______________________________________________________________________

First Impressions. “Appalachia Waltz”. Yo Yo Ma, Edgar Myer y Mark O´Connor. http://youtu.be/5WkbE7zvaTQ