¿Qué es Orar?

 

Orar es ponerse en presencia de Dios.

Orar es hablar con Dios, es estar con Dios, es respirar a Dios, es ser con Dios.

Orar es poner nombre a Dios y pronunciarlo hasta con la boca cerrada.

Orar es susurrar a Dios que quiero permanecer en Él.

Orar es escuchar a Dios en su Palabra, en las personas, en la naturaleza, en los acontecimientos de nuestras pequeñas vidas,  en los del mundo y sus gentes, en la historia…

Orar es silenciar la vida ante el Señor de la Vida.

Orar es declarar a Dios el amor que le tengo.

Orar es buscar a Dios en las cosas que nos rodean, contemplar su belleza,  sin cerrar los ojos ante  la carga de fría y dura realidad que las modela.

Orar es llorar con Dios en los momentos de  dolor y sufrimiento.

Orar es poner delante de Dios a los demás para que Dios les dé a cada uno lo que necesite.

Orar es pedir al que todo lo da, sabiendo que será a Su tiempo y en Su medida.

Orar supone una manera de ser, una manera de estar, una manera de mirar, una manera de vivir, una manera de amar.

Orar es ponerse a la espera, sin saber qué va a llegar, sin saber a qué hay que esperar.

 Orar es entrar en Dios saliendo, hacia allá y hacia aquí, a eso que llamamos vida.

Orar es llenarse de un fluido que mana no se sabe ni cómo, ni cuándo, ni nada, pero al mismo tiempo es vaciarme de algo de mí, que no es el aliento, ¡es algo que está tan adentro!

Orar es sentirse amada por el Amado, mirada por el que mira, comprendida, aunque amorosamente perdida.

Orar es escribir sobre la vida en presencia del Dios de la Vida.

Orar es sentirse feliz en un momento, y al quererlo tocar ya se ha ido, permaneciendo.

Orar es beber en Dios por la mañana y quedarse a la espera contemplándole en el resto del día.

Y sigo pensando ¿Qué es Orar?

Isa

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *