HOY (2)

El día de hoy no nace al amanecer, sino que ya existía antes de la aurora. Ni tampoco muere al anochecer sino que se mantiene en la oscuridad de la noche.

Hoy es día y es noche. Luces y sombras lo conforman, sin ellos no sería real.

El día es actividad y la noche también aunque con otros tintes.

El día de hoy puede pasar, o no, inadvertido. Y la noche de hoy siempre será un momento para estar con Dios.

Dice el salmo que durante el sueño, en esa falta de consciencia, Dios aprovecha para modelarnos  la conciencia.

En nuestras manos está el día de hoy, y en las de Dios, la noche.

Nuestro hoy puede estar pintado con los colores del amanecer y con el brillo de las estrellas del universo. El momento presente puede estar lleno de vida, de respiración  intensa, de  miradas amorosas, de  búsqueda de la belleza, de lo justo y de lo bueno, pero también tendrá  oscuridades, miedos, inseguridades, desesperanza o faltas de amor. Son la luz del día y la sombra de la noche.

Todo puede pasar y todo queda registrado. Hoy nuestros ojos algo ven, pero muy poco. Nuestro corazón algo siente, pero no todo. Mientras que nuestro espíritu permanece atento, todo lo archiva, de día y de noche, sin consultar. Recoge todos los sentimientos en su amplia gama de colores y formas, y los guarda en nuestra alma, algunas veces tan adentro, tan profundamente, que son difíciles de olvidar, y otras tan en la superficie que el viento pasa llevándoselos dejando un rastro ausente.  Todo en Dios tiene sentido.

Hoy es una novedad o una continuidad.

Hoy es un silencio por escuchar o unas palabras por pronunciar.

Hoy es  un vacío por llenar o un espacio para vaciar.

Hoy siempre será un momento para descubrir el amor.  

Isa

_____________________________________________________________

Concierto de Aranjuez con Paco de Lucía ( 11:14) (tiene un anuncio de entrada)  http://youtu.be/G5CEiDnTd0U

 

EN LA BIBLIA: HOY

2 comentarios sobre “HOY (2)”

  1. Gracias Liliana.
    Me alegra lo que me cuentas.
    Te agradezco mucho el eco de tus palabras

    Un beso
    Isa

Deja un comentario