SALUD

                                                                    Cuando me puse a buscar la SALUD en la Biblia me encontré mucha enfermedad. Esa que nos acompaña a todos desde que nacemos. Un mal que llevamos en el cuerpo y arrastramos en el alma. Una carga que pesa, entristece, abruma, angustia y desespera, pues nos puede causar un dolor  físico y psicológico que asusta más que la muerte.

En la Biblia, las realidades físicas del cuerpo normalmente hablan de la vida interior de la persona,  y  el centro de las enfermedades o de la falta de salud, se encuentra en el alma. En muchos casos, cuando estamos leyendo algunos milagros no sabemos de qué nos están hablando, si de un mal físico o de un mal espiritual, si realmente es una curación tangible y real o de otro modo espiritual. Hay textos que evocan al espíritu para la curación y otros que necesitan el cuerpo y su tacto para la curación. Cuando Jesús cura no queremos, o tal vez si, hacernos la pregunta ¿Pero es de verdad, es una alegoría o una manera de hablar?… Lo que es verdad es que en el evangelio el contacto con Jesús sana, devuelve la vida y una vida sana, abundante, plena e  intensa, al margen de la realidad física de cada uno. Jesús nos enseña a liberarnos de la enfermedad,  de la discapacidad, de los males, de los pesos y de las cargas que nos revientan y así restaurar la salud plena, la entidad como personas. Como Dios Padre liberó al pueblo de la esclavitud en Egipto, Jesús libera de la esclavitud que arrastramos cada uno en nuestra historia personal: unos estamos enfermos en el cuerpo  y otros en el alma y la mayoría de ambos.

Particularmente me encanta la mención de la alegría como un buen medicamento para mantener nuestra salud en buenas condiciones,  y lo que es más importante aún, como medicina que  se transmite ayudando a las personas que nos rodean a no perderla o mejorarla. El sentido del humor, la alegría, la risa y la sonrisa del otro nos alienta y alimenta la vida haciendo que nos olvidemos de nuestros males.  Admiro a algunas personas que me rodean que son un ejemplo de esto a pesar de estar sumidos en la falta de salud de manera permanente. Un ¡chin-chin! y una sonrisa agradecida para ellos.

Isa Cano

______________________________________________________________________________________________

Un música para acompañarte:  If I Could~Pat Metheny (7:01)

http://www.youtube.com/watch?v=yoWqHZl5hg8