RESPLANDOR

 
El resplandor nace de la luz.
El resplandor  no es la luz, sino aquello que da testimonio de ella.
El resplandor es el reflejo de algo que viene de otro y que incide en uno.
El resplandor es un fulgor.
El resplandor es una aureola de esplendor para los ojos del cuerpo e incluso los del alma.
El resplandor no sabe que es resplandor, no se ve a sí mismo, porque está cegado por la luz.
Durante el día surge  de una luz intensa que incide sobre una superficie virgen, que pulida en Dios, metalizada en él, permite ser reflejo suyo, provocando un brillo a los ojos de los demás.Durante la noche surge de una luz nocturna, puede ser la  de la luna,  que a su vez es reflejo de la del sol; de la luz que emite la belleza de las estrellas en manos de Dios;  del fuego abrasador; del relámpago y los rayos en la tormenta.

Su visibilidad depende de la distancia de mira. De lejos el resplandor de una vela no se ve, y de cerca sí,   y paradójicamente hay que irse lejos, fuera, para poder contemplar el reflejo de la gran ciudad, ya que desde dentro no será detectado.

Si el entorno de emisión no es nítido,  si tiene algo de bruma, el resplandor se crece. La aureola de la luna es intensa en la noche no muy clara.

¿Será así también nuestra vida en relación con el emisor de luz, Dios?

Hablando de resplandores, dice mi amigo Guillermo que “existen infinidad de resplandores: los Fugaces, los Periódicos, los Misteriosos, los Permanentes. Ellos pueblan nuestro vivir y matizan diversos momentos de nuestra existencia:

PERIÓDICOS. El Amanecer, un resplandor progresivo de esperanza, de la luz que anuncia nuevas oportunidades para amar, para hacer, para sonreír, para ser. Jubilosa, la Naturaleza despierta en él a las flores y a los pájaros. El Crepúsculo, el sol se refugia en el horizonte y nos invita  a la reflexión sobre nuestro día. Es el resplandor que antecede al sueño, a nuestro contacto con el mundo onírico en donde nacen las fantasías.

FUGACES, relámpagos que anteceden al trueno en la noche, los del fuego al bailar, los de una linterna vacilante Los que comunican en la noche un barco con otro. Los  de una mirada airada, aquellos de una intuición que nos sorprende.

MISTERIOSOS, los que vemos… pero no vemos y nos dejan absortos porque  descubren perspectivas desconcertantes, asombrosas. Los que no sabemos su procedencia pero que iluminaron nuestra fe en algo o en alguien.

El PERMANENTE, este Resplandor es en singular y se llama SABIDURIA”

En la Biblia, el libro de la luz de Dios, del fulgor de su verbo, el resplandor es una luz trascendente que emana de Dios, que ilumina a las personas que están junto a Dios y las hace ser  irradiación de la gloria y el amor de Dios para los demás.

La voluntad de Dios hace resplandecer cosas y personas, pero la proximidad nuestra hacia Él las potencia en mayor o menor medida, según Él quiera, y producto de este acercamiento es la FELICIDAD, como resplandor periódico, fugaz, misterioso y permanente, todo al mismo tiempo.

Isa

________________________________________________

Hammock.- I Can Almost See You (4: 14) http://youtu.be/c-ayuRE5xd8