Llanto

Que estás. Ana Cervera“Bienaventurados los que lloran…”

La vida nos da muchos motivos para llorar, para estar tristes.

Lloramos por nosotros, lloramos por los demás, lloramos cuando se asoma la suciedad del corazón humano, el sin amor destructor de lo que toca, lloramos por el mundo y la falta de justicia, de verdad y de paz que le rige.

Nos entristecen los límites humanos: el hambre, la enfermedad, el deterioro, la soledad, la incapacidad, la fealdad, el desasosiego, la infelicidad…

Sufrimos porque cuando cerramos los ojos tenemos la capacidad de ver cómo sería la perfección de las cosas, y cuando los abrimos nos ciega lo poco que se le parece la realidad.

Sabemos cuál es la luz que da vida, pero a veces la sombra producida es tan grande que en ella nos instalamos sin ver más allá. 

Termina la bienaventuranza con las siguientes palabras: “Porque ellos serán consolados”

La vida nos da muchos motivos para estar alegres, para ser felices.

Uno de ellos es la fe en el consuelo de Dios después del llanto.

El consuelo de Dios tiene manos humanas que acarician el corazón dolido, acompañan en el llanto y transforman en el olvido.

El consuelo de Dios tiene aires divinos solamente vividos ante la presencia del amado, del querido, en los tiempos sin reloj, en el espacio sin fronteras, en el deseado paraíso intuido en la tierra y sólo verdadero en el cielo.

Bienaventurados los que están tristes, los que sufren, los que lloran porque ellos recibirán el divino consuelo. Amén.

 Isa


Andante festivo.- Sibelius (4:37)  http://youtu.be/2tUmZAOVhMs