Gracias

Dar las gracias supone salir de uno mismo y ponerse en el lugar del otro.

Es hacerse pequeño ante la generosidad.

Pensando en el agradecimiento ante las cosas recibidas, recuerdo cuántas veces les he hecho reconocer las situaciones de agradecimiento a mis hijas entrenándolas en es uso de la palabra GRACIAS. Que frecuente es que cuando a un niño pequeño le damos algo, instintivamente el decimos con cara de espera, y de tontos en muchas ocasiones: ¿Cómo se dice? o ¿Cuál es la palabra mágica? y así el niño aprende a dar las GRACIAS, y también a interiorizar la capacidad que todos tenemos de agradecimiento hacia el otro.

De mayores, ¡que bien nos vendría seguir entrenándonos en esta práctica! ¡Como nos cuesta decir GRACIAS!, y lo que es peor, en muchas ocasiones no somos conscientes de que debemos darlas…

Os envío una nueva palabra para orar: GRACIAS, y de paso me despido de vosotros dándoos las GRACIAS a todos, pues me ilusiona pensar que “mis paseos por la Biblia” puedan ser recorridos y disfrutados también por vosotros.

Un beso agradecido.

Isa Cano

——————————————————–

Chikara Tsuzuki, Yumeji´s (2:50)

http://youtu.be/7mkKX7M4UJM