Cerrar

Toda palabra se ilumina si intentamos mirarla a través de los  ojos de  Dios.

Después de orar con  la palabra ABRIR, CERRAR supone dar un giro, un cambio en positivo a una palabra con tintes negativos. Cuaresma parece un tiempo favorable para este  giro, para el cambio y la trasformación intentando superar nuestros límites en un proceso vital en crecimiento.

Para que nos pongamos  en este camino de evolución vital, el texto del evangelio es transparente, es claro, nos da una pauta importante: empezar entrando en contacto con Dios. Y dice:cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padreque está allí, en lo secreto”. Y además nos cuenta que Dios: “te recompensará”. La recompensa, en muchas ocasiones, está en ese mismo momento, momento en el que personalmente nos sigue hablando a cada uno llamándonos por nuestro nombre, y su palabra hace eco en mi interior diciéndome:

Cierra la puerta, intima conmigo, con tu Padre que Soy Yo, tu creador; que estoy en tu secreto, en lo escondido de ti para otros, pero no para Mí, y quédate un rato ahí, conmigo.

Enciérrate en tus entrañas, y me encontrarás ahí, detrás de tus puertas y, si así lo haces, cenaré contigo, en el interior de tu casa y dormiré contigo, en el interior de tu alcoba.

Cierra la puerta, olvídate de todo lo de fuera que te entretiene y dispersa, y ahora aspira la fragancia de mi aroma y sé Mi huerto cerrado, Mi fruto fresco de madrugada.

Cierra tus ojos para poder verme mejor, para apreciar mis matices más profundos, y así,  si lo haces, quedarás ciego a la tentación que te circunda.

Ciérrate al exterior y céntrate en Mí, en la voz de Mi boca, en Mis palabras, y seré el cerrojo del mal de tus entrañas.

(En una valla de la ribera del Támesis, debajo del Puente de Londres, y también en el pozo de los Jardines de Calisto y Melibea en Salamanca, he visto que los enamorados sellan su amor colgando en ellos un candado,  y luego, tiran la llave a las aguas, simbolizando que su amor será eterno, y que nada ni nadie podrá separar lo ya sellado)

Pues como enamorados, cierra la puerta, pon ese sello a nuestro amor, y así te abrirás a la Vida en plenitud.

Isa

__________________________________________________________

Armonía y música en santo recinto cerrado:

VILLA-LOBOS: “Bachiana Brasileira nº 5” Javier Albarés, cello / Marisa Gómez, guitar (5:11) http://youtu.be/F1DKc-FvgBo